Feministas árabes-palestinas y su manifestación de odio en la embajada de Israel en Chile

En idioma árabe, jóvenes chileno-palestinas replican intervención feminista de LasTesis

En una protesta feminista a gran escala en algunas capitales occidentales (Santiago de Chile, Bogotá, Ciudad de México, Nueva York, París, etc.) donde cantaban una estúpida canción culpando a los hombres de violaciones, y básicamente las continuas acusaciones de un “patriarcado “, en Chile había un punto de inflexión.

Cerca de la embajada de Israel, un grupo de feministas chilenas de ascendencia árabe-palestina entonó la canción de odio acusando al estado judío de algo así como un apartheid y patriarcado sionistas.

Estoy sorprendido por eso.

Mientras tanto, Turquía está reprimiendo la marcha de la canción de odio “un violador en su camino”, e Irán ha reprimido muchas manifestaciones de los derechos de las mujeres contra el régimen del ayatolá, además de la continua opresión de las mujeres bajo el gobierno de la Autoridad Palestina, a las feministas occidentales parece no importarles al respecto

Deberían protestar contra las embajadas iraníes, turcas y palestinas si se preocupan por los derechos de las mujeres, pero no. Sería “islamofóbico”.

Israel es el mejor país para las mujeres en el Medio Oriente, en términos de derechos e integración social. Además, las feministas no protestaron frente a la sede de la ONU en Nueva York o Ginebra cuando ONU Mujeres le dio a Yemen el liderazgo de su división de equidad de género (cuando según sus PROPIOS datos, Yemen es el peor país para las mujeres en todo el mundo)

Además, las feministas o no se dan cuenta o peor, se dieron el crédito de los verdaderos logros de los derechos de las mujeres en países donde las golosinas misóginas son endémicas. Recientemente, Sudán, como parte del desmantelamiento del régimen de Omar al-Bashir, ha eliminado la prohibición de que las mujeres usen pantalones, vayan a la universidad, hablen con hombres al azar y se quiten el velo, entre otros.

En un mundo ideal, las feministas occidentales dominantes apoyarían a esas mujeres valientes oprimidas en otras culturas, pero prefieren culpar a Israel y apoyar un régimen que aliente el terrorismo suicida con motivaciones genocidas y sus respectivos hombres que explotan por sus 72 vírgenes.

Su odio contra los hombres (y el estado judío) es mayor que su amor por los derechos de las mujeres.

Julian Assange: ¿héroe de la libertad o traidor anti-Occidente?

Resultado de imagen para julian assange

Assange es un personaje interesante en la política global. Sus partidarios afirman que él es un luchador por la libertad que defiende la transparencia sobre la información que los gobiernos obtienen con sus agencias de inteligencia.

Sin embargo, sus críticos necesitan ser escuchados también.

Assange es un ciudadano australiano autodeclarado libertario que fundó WikiLeaks, una página dedicada a filtrar información (generalmente sensible y controvertida). Pero, hay más sobre ellos.

Según los escépticos de sus métodos, la información que filtran también se distorsiona al promover una agenda aislacionista y una cosmovisión antiamericana de izquierda, además queda la duda si ellos realmente están apoyando una causa liberal o apoyando a los enemigos de Occidente con sus acciones.

Al igual que muchos otros libertarios en política exterior, WikiLeaks daña las democracias de estilo occidental y casi nunca dice algo sobre Rusia, China, Irán, Siria, Corea del Norte, etc., como señaló el autor irlandés Mark Humphrys.

Las cosas empeoraron en 2010, cuando WikiLeaks publicó los clasificados “papeles afganos”, declarando que sería una forma de poner fin a la guerra. Esos documentos incluían información sobre informantes afganos que ayudan a las fuerzas de la OTAN, y ahora, los talibanes amenazan sus vidas.

Este y otros ejemplos señalados a continuación, nos demuestran que ciertos tipos de información deben mantenerse en secreto para no poner en peligro la vida, la integridad física de los ciudadanos y la seguridad nacional.

En octubre de 2010, WikiLeaks hizo públicos los “papeles iraquíes”. Estos consistieron en que las autoridades estadounidenses no investigaron los abusos contra los derechos humanos cometidos por las fuerzas armadas iraquíes, un helicóptero estadounidense que mató a los insurgentes iraquíes después de que intentaron rendirse, y entre 15,000 y 66,000 civiles murieron según las estimaciones.

Esas fueron las peores cosas que The Guardian identificó, aunque sus escritores no pudieron relacionar los primeros abusos directamente con las tropas estadounidenses y británicas, el incidente con el helicóptero realmente habla de todo, excepto de los insurgentes “entregados”, y la mayoría (95%) de esos civiles fueron asesinados por la resistencia iraquí.

Según la descripción del incidente del helicóptero, reportado también por The Guardian:

“Uno de los principales expertos de Gran Bretaña en el tema, el profesor Sir Adam Roberts, puso en duda el asesoramiento legal brindado a la tripulación de Crazyhorse 18. “La rendición no siempre es una cuestión simple”, dijo a The Guardian Roberts, profesor emérito de relaciones internacionales en la Universidad de Oxford y editor conjunto de Documentos sobre las leyes de la guerra. Pero el razonamiento dado por el abogado militar estadounidense fue “dogmático e incorrecto”.

“El problema no es que las fuerzas terrestres simplemente no puedan rendirse a los aviones”, dijo. “El problema es que las fuerzas terrestres en tales circunstancias deben rendirse de manera clara e inequívoca”.

Sin embargo, agregó: “Si los insurgentes realmente regresaron al camión y se alejaron en la misma dirección que antes, entonces probablemente actuaron imprudentemente, de una manera que puso en tela de juicio su acto de rendición… Los aviadores estadounidenses podrían considerar legítimamente que el camión contenía armas y que los hombres podrían tener la intención de unirse a la lucha tarde o temprano “.

El relato detallado de los eventos de esa mañana de febrero comienza con una ocurrencia común: los insurgentes cerca de la enorme base aérea de Taji comienzan a lanzar cohetes y proyectiles de mortero, con la esperanza de matar a los estadounidenses. Las tropas estadounidenses devuelven el bombardeo, y Crazyhorse 18 es enviado en una misión para ver si la represalia ha tenido algún efecto.

Tres minutos después del despegue, la tripulación ve a los insurgentes que huyen de su lugar de lanzamiento con un mortero y un trípode en la parte trasera de un Bongo, una camioneta fabricada por Kia.

La tripulación confirma una “identificación positiva” del enemigo. Pero son 13 minutos antes de que los pilotos sean oficialmente “autorizados para participar” con fuego de cañón automático por su cuartel general.

El Apache abre fuego, y dos iraquíes salen del Bongo cuando los proyectiles pesados ​​hacen estallar el camión y hacen que su stock de municiones de mortero se “cocine”.

Los artilleros enemigos intentan escapar en un camión volquete, conduciendo hacia el norte. A las 12.33 p.m., el Apache informa que ha disparado contra el camión, “y luego salieron con ganas de rendirse”.

Dos minutos después, “Crazyhorse 18 informa que volvieron al camión y se dirigen al norte”. Cuatro minutos después de eso: “Crazyhorse 18 autorizado para atacar el camión de basura. 1/227 [1er Batallón, 227º Regimiento de Aviación] el abogado afirma que no pueden entregarse a los aviones y que todavía son objetivos válidos”.

Los dos iraquíes intentan refugiarse en una choza. Después de un retraso de 13 minutos, parece que otra instrucción proviene de un nivel notablemente alto: la oficina del comandante [IH6] de la brigada Ironhorse en Camp Taji.

La señal dice: “IH6 aprueba Crazyhorse 18 para participar en la cabaña”.

Después del asesinato, los pilotos de helicópteros resumen lo que para ellos y sus superiores aparentemente ha sido una persecución exitosa: “Ix compromiso con 30 mm. 2x AIF muertos en acción. 1x sistema de mortero destruido. 1x camión Bongo destruido con muchas explosiones secundarias. 1x camión volquete destruido . 1x choza destruida “.

A la 1.25 p.m., su cañonera se dirige a Taji para repostar y recargar con municiones.”

La filtración también reveló el apoyo de Irán, Líbano y Siria a la resistencia iraquí, que están en guerra contra Estados Unidos y Gran Bretaña desde 2003. El peor de los casos fue que estos documentos, como los de Aghan, también tenían los nombres sin censura de iraquí informantes, además, Assange le dio la información a Al Jazeera (un medio patrocinado por el gobierno de Qatar).

Ese mismo año, se publicaron filtraciones de los cables diplomáticos de EE. UU., Y decían exactamente lo que la derecha ha advertido desde entonces, siempre (es decir, la constante agresión de las dictaduras socialistas y las teocracias islámicas contra el mundo libre).

Para ser preciso, reveló cosas importantes que podrían concientizar a los partidarios de Assange sobre sus pensamientos de política exterior:

  1. Una operación de la OTAN para proteger a los países bálticos y a Polonia de cualquier ofensiva rusa, conocida como Operación Águila Guardiana.
  2. La creciente preocupación árabe sobre Irán y Qatar, así como las sospechas de que en la muerte del ex-primer ministro libanés Rafic Hariri estuvo involucrada Siria.
  3. La financiación del Islamismo por parte de Qatar, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait, además de la preocupación de Israel de las ambiciones nucleares de los países del Golfo.
  4. Los ataques de Estados Unidos contra bases de al Qaeda en Yemen.
  5. La presencia de las FARC en Venezuela, conocida por Brasil.
  6. Las operaciones militares de China en Kenia, así como la creciente presencia de Pekín en África.
  7. Los ciberataques chinos contra Occidente, así como el carácter mafioso del gobierno de Rusia.
  8. El apoyo de Irán a Hezbolá, los Talibanes, Hamas, etc. (desde hace tiempo, se sabe que Irán es el mayor patrocinador estatal del terrorismo a nivel mundial).

Barry Rubin nota en su ensayo “Two Cheers to WikiLeaks”:

Los Wikileaks podrían ser una revelación beneficiosa, un punto de inflexión, un cambio en las percepciones occidentales del Medio Oriente.

Después de todo, solo la filtración de documentos secretos de los EE. UU. Está obligando, finalmente, a los medios de comunicación a reconocer que todo su modelo de Medio Oriente ha estado equivocado. Durante años, nos han dicho que la región gira en torno al conflicto árabe-israelí.

Y eso fue cierto hasta cierto punto hasta fines de la década de 1980. Pero ahora Oriente Medio gira en torno a la batalla entre islamistas y nacionalistas, y especialmente entre el bloque liderado por Irán (Irán, Siria, Hezbolá, Hamas, insurgentes iraquíes, el gobierno que gobierna Turquía) y la mayoría de los otros países.”

Wikileaks también pone en riesgo a otros disidentes. En 2011, el periodista etíope Argaw Ashine huyó de su país porque estaba entre los nombrados en otra filtración de informantes y disidentes en contacto con embajadas estadounidenses, y los disidentes bielorrusos fueron expuestos por Israel Shamir, un periodista vinculado a WikiLeaks que dio la información a Lukashenko (el dictador de Bielorrusia). Además, los informantes zimbabuenses se enfrentaron a una posible corte marcial porque contactaron al embajador estadounidense Charles A. Ray.

Según Nick Cohen, Assange está aparentemente feliz con la muerte que amenaza a los aliados afganos de las fuerzas occidentales: “Un reportero temía que Assange corriera el riesgo de matar a los afganos que habían cooperado con las fuerzas estadounidenses si ponía en línea secretos estadounidenses sin tomar la precaución básica de eliminar nombres. “Bueno, ellos son informantes”, respondió Assange. “Entonces, si los matan, lo recibirán. Se lo merecen “dijo para The Guardian.

Lo peor de esto no es que Assange, Edward Snowden, Bradley Manning y sus secuaces hagan tales cosas. Es el apoyo acrítico que reciben del llamado “movimiento contra la guerra”. Ponen en peligro la hegemonía occidental, y cuando eso suceda, ese vacío será ocupado por los regímenes enemigos.

Ahora, después de publicar información sobre operaciones contra el terrorismo y las dictaduras, asesinaron, Assange en la embajada ecuatoriana en el Reino Unido y Snowden en Rusia. Podemos ser escépticos sobre los programas de espionaje del gobierno cuando se trata de sus propios ciudadanos, pero nunca será justificable publicar información secreta de la agencia de inteligencia, porque ayuda al avance de enemigos totalitarios.

También queda una importante pregunta que sus admiradores deben hacerse, por políticamente incomoda que suene. ¿Qué tipo de héroe es aquel que se alegra de exponer y poner en peligro las vidas de gente de bien que colabora para nuestro beneficio, comprometiendo la verdadera lucha por la libertad y estabilidad mundial?

Referencias:

https://www.nationalreview.com/2010/10/wikileaks-selective-morality-victor-davis-hanson/

http://markhumphrys.com/2007.airstrike.html

https://www.theguardian.com/world/2010/oct/22/iraq-war-logs-apache-insurgents-surrender

https://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/asia/afghanistan/7917955/Wikileaks-Afghanistan-Taliban-hunting-down-informants.html

http://mypetjawa.mu.nu/archives/204563.php

https://www.aljazeera.com/news/middleeast/2010/10/20101022184243877818.html

https://en.wikipedia.org/wiki/Contents_of_the_United_States_diplomatic_cables_leak_(Middle_East)

http://rubinreports.blogspot.com/2010/11/two-cheers-for-wikileaks.html

¿Que teme Arabia Saudí?

Resultado de imagen para Saudi Arabia westernization

Recientemente, el Instituto de Investigación de Medios de Oriente Medio (MEMRI) publicó un informe sobre un video del gobierno saudita que etiqueta la homosexualidad, el feminismo, el ateísmo y la occidentalización como “ideas extremistas”.

Después de eso, el video fue eliminado porque recibió varias críticas. El video fue publicado el 8 de noviembre de 2019 por el departamento general de lucha contra el extremismo, que forma parte de la Presidencia de Seguridad del Estado.

Etiquetar el feminismo como una idea extremista, permite en el régimen arrestar y encarcelar a todo tipo de activistas por los derechos de las mujeres en el reino. El video fue publicado en Twitter, fue alabado por algunos, pero rápidamente criticado por otros.

Según MEMRI, la creciente preocupación por las críticas que se propagan fuera de las fronteras sauditas y llegan a la audiencia occidental, provocó el distanciamiento del gobierno y el vídeo salió de circulación.

Después de cuatro días, hubo una declaración oficial del gobierno que decía que ese vídeo “contenía muchos errores en su definición de extremismo”.

Esta no es la primera vez que el gobierno saudita muestra hostilidad a la cultura occidental.

En 2016, hubo un proyecto del Ministerio de Educación de Arabia Saudita en el que “vacunarían” contra la occidentalización, el liberalismo, el secularismo y el ateísmo. Los medios sauditas junto con algunos ciudadanos criticaron este proyecto.

Estos dos casos muestran las siguientes conclusiones:

Hay un creciente sentimiento de simpatía por el estilo de vida occidental y sus libertades y derechos civiles entre los ciudadanos sauditas. Un ejemplo de esto es el hecho de que muchos periodistas, intelectuales y blogueros en esa sociedad buscan una normalización de las relaciones diplomáticas con Israel y elogian la civilización occidental.

Eso ha producido una respuesta ambivalente por parte del gobierno. El primero es adoptar algunas reformas para el blanqueo del régimen, especialmente incitado por el príncipe Mohammed bin Salman, como permitir que las mujeres voten en las elecciones municipales, la reducción de la influencia de la policía religiosa y la diversificación de la economía.

Pero como no todo lo que brilla es oro, de otra manera, el gobierno de Arabia Saudita sigue reprimiendo a los activistas de derechos humanos, financiando el islam militante en Occidente, apoyando a los yihadistas en las guerras de Siria y Yemen, e incitando un sentimiento antioccidental entre los niños.

En resumen, las autoridades sauditas temen que el régimen se desestabilice o incluso caiga, cuando los sauditas se dan cuenta del abuso de la teocracia, y el mundo occidental se da cuenta de lo oprimidos que están los liberales sauditas y sus intentos por ser escuchados en todo el mundo.

La lucha palestina no tiene sentido: Por que darles un estado es mala idea

Resultado de imagen para Palestinian violence

Los puntos de vista convencionales sobre el conflicto árabe-israelí generalmente incluyen una “solución de dos estados” (aunque nunca he visto un “pro-palestino” que diga que Israel tiene derecho a existir, y siempre tiene una salmodia antisionista).

Pero, ¿por qué en el lado sionista sigue victimizandolos?

Además, muchos sionistas han interiorizado su narrativa usando términos como “territorios ocupados”, “Cisjordania” y asumimos que el palestino a pie sufre bajo el gobierno de Hamas y Fatah, lo cual es cierto, sin embargo, ¿quién votó por ellos? ¿Y quién no se ha rebelado contra ellos todavía?

Ahora, durante la guerra entre la Yihad Islámica e Israel, un cohete lanzado contra el estado judío cayó en un edificio de apartamentos dentro de la franja de Gaza. Los medios antiisraelíes y las ONG como Amnistía Internacional CULPAN a Israel diciendo que lanzaron el cohete contra los “palestinos-pobres-y-oprimidos-por-los-colonos-sionistas”.

Aunque también se enfrentaron a las consecuencias del terrorismo interminable contra los civiles israelíes, de hecho fueron quienes votaron por Hamas después de que las FDI dejaron Gaza en 2005 y los árabes en Judea y Samaria eligieron a Fatah para gobernar la llamada “Autoridad Palestina”.

Ahora, en el mundo islámico existen muchas personas enfermas y malvadas (de hecho, están en todo el mundo independientemente de la religión, el sexo o el origen étnico), pero ahí, la religión les enseña a serlo.

Resultado de imagen para ramallah lynching
Segunda Intifada. En el otoño del 2000, dos soldados israelíes fueron asesinados por hordas palestinas en Ramala cuando ingresaron por error a la ciudad.

Los palestinos tienen opiniones enfermas e intolerantes generalizadas. Y aquí los hechos:
El 93% de los árabes en los “territorios palestinos” tienen puntos de vista antisemitas según la Liga Anti-Difamación.
El 89% de los musulmanes palestinos apoya la Ley Sharia, según un estudio de 2013 de Pew Research.
El 66% de los musulmanes palestinos apoya la muerte por apostasía, según el mismo estudio.
El 90% de los palestinos apoyaron matar tropas occidentales en Irak según datos de 2009 (incluso cuando reciben ayuda occidental).
El 68% de los musulmanes palestinos dijo que los atentados suicidas contra civiles eran justificables según Pew en 2011 (una cultura del martirio islámico)
El 51% de los palestinos pensaba en 2001, que el 11 de septiembre era un complot judío. (No fue una sorpresa verlos celebrar el ataque de Nueva York de todos modos)
El 65% de los palestinos apoyaron los asesinatos de Al Qaeda contra civiles occidentales en 2005. (¡Incluso hoy, cuando los terroristas islámicos atacan a Israel, celebran la muerte de judíos con dulces!). El 80% de los palestinos apoya los ataques terroristas contra ciudadanos israelíes según una encuesta de fines de 2014.

Un niño árabe palestino en Gaza celebrando el ataque suicida en Dinoma en 2008. Foto: Reuters.


Y según las encuestas de 2013:
El 62% de los palestinos apoya el atentado suicida (el fenómeno islamikaze, nuevamente).
El 48% de los palestinos apoya al genocida Hamas.
El 43% de los palestinos apoya al títere libanés iraní Hezbollah.
El 35% de los palestinos apoya al suicida psicópata Al Qaeda.
El 29% de los palestinos apoyan a los talibanes tribales misóginos.

Puede verificar sus medios y su comportamiento como sociedad en organizaciones como Middle East Monitor and Research Institute (MEMRI) y la organización de vigilancia israelí Palestinian Media Watch, buscando comportamientos y puntos de vista de los palestinos como discurso de odio, negación del derecho de autodefensa judía , antisemitismo, negación y revisionismo, violencia y terror, niños y educación, islamismo y odio a Occidente, abusos contra los derechos humanos, etc.

El salvajismo islamista es la norma en la sociedad palestina, y al darles un estado el conflicto con Israel empeoraría (Aunque los tontos útiles a favor de Palestina no quieran aceptarlo). Lo hemos visto, desde que se firmaron los Acuerdos de Oslo y en 2000, comenzó la Segunda Intifada (que resultó en más de mil muertes israelíes), y cuando Israel retiró la Franja de Gaza en 2005, lo que resultó en guerras contra Hamas y la Yihad Islámica Palestina, con picos en 2012 y 2014, y más recientemente en 2018 y en curso.

El estado actual de los derechos humanos en la Autoridad Palestina de Fatah y la Franja de Gaza de Hamas no debería sorprendernos. Y el constante apoyo árabe-palestino (mutuo) de tiranías como la Alemania nazi, la Unión Soviética, Corea del Norte, el Irak de Saddam Hussein, etc. (dato curioso: Arafat y Abbas eran agentes pro-soviéticos).

Siempre alineados con regímenes e ideologías totalitarias que buscan la destrucción de Israel y el genocidio de los judíos.

Como Daniel Polisar, un profesor israelí, dijo en su brillante ensayo “¿Qué quieren los palestinos?“:
“Estas actitudes populares también dificultan a los funcionarios palestinos limitar su propia incitación a la violencia o desplegar fuerzas de seguridad vigorosamente para frenar los ataques. Mientras la opinión popular palestina permanezca donde está, las erupciones de violencia siempre serán posibles, y una vez comenzado puede escalar fácil y rápidamente “.

Y como dijo Don Watkins, “nadie tiene derecho a establecer un gobierno a menos que sea un gobierno libre, democrático y secular. Solo las naciones libres tienen derecho a existir”.

Los líderes árabes e islamistas usan a la causa “palestina” para destruir Israel, tanto como para acabar con el enclave occidental por excelencia del Medio Oriente, como para acabar con el único Estado judío del mundo.

Me parece vergonzoso -Por Oriana Fallaci

Resultado de imagen para Oriana Fallaci
Oriana Fallaci (1929-2006)

Excelente artículo de la brillante periodista italiana Oriana Fallaci, en 2002, durante la Segunda Intifada como respuesta al apoyo de la izquierda revolucionaria a los islamistas palestinos:

“Me parece vergonzoso que en Italia se haga una manifestación en la que unos individuos, vestidos de kamikazes, corean injurias infames contra Israel, levantan fotos de líderes israelíes en cuyas frenteshan  dibujado la  esvástica, incitan al pueblo a odiar a los judíos. Y que con tal de ver a los judíos en los campos de exterminio, en las cámaras de gas, en los hornos crematorios de Dachau y de Mathausen y de Buchenwald y de Bergen-Belsen, etcétera, venderían a su propia madre a un harem.

Me parece vergonzoso que la Iglesia Católica permita que un obispo que vive en el Vaticano, un hombre piadoso que fue encontrado  en Jerusalén  con  armas y explosivos escondidos en el compartimiento  secreto de su sagrado Mercedes Benz, participe en esa manifestación y se ponga delante de un micrófono para dar las gracias, en nombre de Dios, a los kamikazes que masacran judíos en las pizzerías y en los supermercados.  Llamándolos “mártires que van a la muerte como quien va a una fiesta”.

Me parece vergonzoso que en Francia, la Francia de la Libertad- Igualdad- Fraternidad, quemen sinagogas, aterrorizan a los judíos,  profanen sus cementerios. Encuentro vergonzoso que en Holanda y en Alemania y en Dinamarca, etcétera,  los jóvenes hagan alarde del kaffiah igual que la avant gard de Mussolini lo hacía con la porra y su insignia fascista. Encuentro vergonzoso que, en casi todas las universidades europeas, los estudiantes palestinos patrocinen  y alimenten el antisemitismo. Que en Suecia pidieran que el  Premio Nobel de la Paz otorgado a Shimon Peres en 1994 le sea retirado y conferido a la  paloma de la paz con el ramo de olivo en el pico, es decir a Arafat.  Me parece vergonzoso que distinguidos miembros del Comité, un Comité que (al parecer ) premia el color político en lugar del mérito, hayan tomado en consideración la demanda y piensen llevarla a cabo. Al infierno el Premio Nobel y honor a quien no lo recibe.

Me parece vergonzoso (estamos otra vez en Italia) que los canales de televisión del estado  contribuyan al  resurgimiento del antisemitismo, llorando sólo a los muertos palestinos, silenciando los muertos israelíes, hablando de una forma veloz y muy a menudo con un tono distraído de ellos. Encuentro vergonzoso que en los debates acojan con mucho respeto a canallas con turbante o con el kaffiah  que ayer festejaban la matanza de Nueva York  y que hoy festejan las de Jerusalén, Haifa,  Netanya, Tel Aviv.
Me parece vergonzoso que la prensa haga lo mismo, que estén indignados porque en Belén los tanques israelíes rodeen la iglesia de la Natividad y que no estén indignados porque en la misma iglesia 200  terroristas palestinos bien armados con proyectiles y explosivos (y entre ellos varios jefes de Hamas y Al-Aqsa) sean indeseados huéspedes de los curas (que luego aceptan de los militares de los tanques botellas de agua mineral y  tarros de miel). Me parece vergonzoso que al dar el  número de muertos judíos desde el  inicio de la Segunda Intifada, (412), un conocido diario consideró apropiado poner en letras mayúsculas que habían muerto más personas  en accidentes de tránsito (600 por año).

Me parece vergonzoso que el “Osservatore Romano”,  el diario  del Papa, un Papa que hace poco  dejó en el Muro de los Lamentos una carta de perdón a los judíos, acuse de extermino a un pueblo que fue exterminado por millones por cristianos. Por europeos. Me parece vergonzoso que este diario le niegue a los sobrevivientes de ese pueblo, sobrevivientes  que todavía  tienen tatuados los números en sus brazos, el derecho de reaccionar, de defenderse, de no ser nuevamente exterminados. Me parece vergonzoso que en nombre de Jesucristo (un judío sin el cual todos ellos estarían seguramente desempleados) los curas de nuestras parroquias o centros sociales, o lo que sean, estén de amores  con los asesinos de aquellos que, en Jerusalén, no puede ir a comer pizza o a comprar huevos sin ser víctimas de una explosión. Me parece vergonzoso  que estén del lado de los mismos que inauguraron el terrorismo matándonos en los aviones, en los aeropuertos, en las Olimpiadas y que hoy se divierten matando periodistas occidentales fusilándolos,  secuestrándolos, cortándoles la garganta,  decapitándolos. (Hay alguien en Italia que, después de la publicación de “La Rabia y el Orgullo”,  quiere hacer lo mismo conmigo. Citando los versos del Corán anima a sus “hermanos”  en  las mezquitas y  en la Comunidad Islámica,  a castigarme en nombre de Alá. A matarme. O mejor, a morir conmigo. Y como es un tipo que  conoce muy bien el inglés, en inglés  le contesto:”Fuck you”).
Me parece vergonzoso que casi toda la izquierda, esa izquierda que hace veinte años permitió que una de sus manifestaciones pusiera un ataúd (cual advertencia mafiosa) delante de la sinagoga de Roma, se olvida de la  contribución hecha por  los judíos en la lucha antifascista.   La contribución de Carlo y Nello Rosselli, por ejemplo; de Leone Ginzburg,  de Umberto Terracini,  de Leo Valiani,  de Emilio Sereni; de  mujeres como mi amiga Anna María Enriques Agnoletti, que fue  fusilada en Florencia el 12 de junio de 1944.  Se olvide de la contribución de 75  de las 335 personas asesinadas en la Fosas Ardeatinas; de  la cantidad infinita de muertos bajo  tortura, en combate o delante de los pelotones de fusilamiento.  (Mis compañeros, mis maestros de infancia y de mi  primera juventud).

Me parece vergonzoso que también por culpa de la izquierda, o mejor dicho sobretodo por culpa de la izquierda (piensen  en la izquierda que inaugura sus congresos aplaudiendo al representante de la OLP, líder en Italia  de los palestinos que quieren la destrucción de Israel) los judíos en  las ciudades italianas tengan, otra vez, miedo. Y en las ciudades francesas y holandesas y danesas y alemanas, etc., es lo mismo. Me parece vergonzoso que los judíos tiemblen de miedo cuando pasan los canallas vestidos de  kamikaze, igual que temblaban en Berlín  la Noche de los Cristales Rotos, es  decir, la noche en la que Hitler declaró  “temporada abierta” para la caza del judío.
Me parece vergonzoso que, obedeciendo a la estúpida, ruin, deshonesta y para ellos ventajosa moda de lo Políticamente Correcto, los oportunistas de siempre, mejor dicho los parásitos de siempre, exploten la palabra “paz”.  Que en el nombre de la palabra “paz”, ahora más pervertida  que las palabras “amor” y “humanidad”, absuelvan a un sola parte del  odio y la bestialidad.  Que en nombre del pacifismo (léase conformismo) permitan a los grillos cantores  y a los bufones que antes lamían los pies de Pol Pot,  incitar a la gente ingenua, confundida o intimidada. Que la engañen, la corrompan, la lleven medio siglo atrás, a los tiempos de la estrella amarilla en el abrigo. Estos charlatanes que se preocupan por los  palestinos lo mismo que yo me preocupo por los charlatanes. Es decir, nada.

Me parece vergonzoso que tantos italianos y tantos europeos hayan elegido como su abanderado al señor (por decirlo cortésmente)  Arafat. Este don nadie  que gracias al dinero de la Familia Real Saudita  juega a ser Mussolini a perpetuidad  y que, en su megalomanía, cree que pasará a la historia como el George Washington de Palestina. Este inculto que cuando lo entrevisté ni siquiera fue capaz de armar una frase completa, de sostener una conversación articulada.  Al transcribir la entrevista para su publicación tuve que hacer un esfuerzo tan grande que llegué a la conclusión de que, comparado con él, hasta Gadafi sonaba como  Leonardo da Vinci. Este falso guerrero que anda  siempre en uniforme como Pinochet, que nunca se pone un traje civil,  y que en toda su vida nunca participó  en una batalla. La guerra  la manda a hacer, siempre la ha mandado a hacer, a los demás. A  los pobres idiotas que creen en él. Este pomposo incompetente  que, actuando  como si fuera  un jefe de estado, ha hecho naufragar los acuerdos de Camp David, la mediación de Clinton: “No-no-Jerusalén-la-quiero-toda-para-mí.”  Este eterno mentiroso que sólo tiene un destello  de sinceridad  cuando (en privado) niega siempre el derecho de  Israel a existir, y que, como digo en mi libro, se contradice cada cinco segundos. Siempre está engañando, miente incluso cuando le preguntas qué hora es, así que nunca puedes confiar en él.  ¡Nunca! Con él acabas sistemáticamente traicionado. Este eterno terrorista que sólo sabe ser un  terrorista (eso sí, sin  arriesgar su pellejo) y que cuando tenía cerca de  setenta años, es decir cuando lo entrevisté, todavía entrenaba a los  terroristas de la Baader-Meinhof. Con ellos, niños de diez años de edad. Pobres niños. (Ahora los entrena para  convertirlos en atacantes suicidas.  Cien niños-kamikazes están entrenándose para morir: ¡cien!) Este canalla que mantiene a su  esposa en Paris, atendida  y reverenciada como una reina, y mantiene su pueblo en la mierda. Lo saca de la mierda sólo para mandarlo a morir, para  matar o para  morir.  Como las chicas de 18  años que,  para tener igualdad con los hombres,  tienen que amarrarse explosivos y desintegrarse con sus victimas. Este presunto revolucionario que, a su propio pueblo, nunca le ha dado una pizca de democracia. No hablo de la verdadera democracia que disfrutan los israelíes. Quiero decir ni una diminuta pizca de democracia. Y sin embargo muchos italianos lo aman, sí. Exactamente como amaban a Mussolini. Y muchos otros europeos también.

Me parece vergonzoso. ¡Sí!  Y  veo en todo esto el surgimiento de un nuevo fascismo, un nuevo nazismo. Un fascismo, un nazismo, más siniestro y despreciable porque está dirigido y alimentado por aquellos que, hipócritamente,  posan como  bienhechores, progresistas,  comunistas,  pacifistas, católicos, mejor dicho  cristianos, y que tienen el coraje de etiquetar como belicista a cualquiera que, como yo,  grita la verdad. Que como yo siempre gritaron contra la guerra. Tanto como ellos jamás podrían hacerlo. Veo  la aparición de un nuevo demonio. Sí. Y digo lo siguiente. 


Nunca he sido tierna con la  trágica y shakesperiana figura de  Sharon. “Se que ha venido a agregar un nuevo cuero cabelludo a su collar”,  murmuró  casi con tristeza cuando fui a entrevistarle en 1982.  Frecuentemente tuve desacuerdos con los israelíes, horribles, y en el pasado he  defendido mucho  a los palestinos. Tal vez  más de lo que se merecían.


Pero estoy con Israel, estoy con los judíos. Lo estoy como lo estuve cuando era joven, durante el tiempo que luché con ellos, cuando  Anna María murió fusilada  Defiendo su derecho a existir, a defenderse,  a que no sean  exterminados por segunda vez. Y disgustada por el antisemitismo de tantos italianos, de tantos europeos, me averguenzo de esta vergüenza que deshonra a mi país y a Europa. En el mejor de los casos, Europa no es una Comunidad de Estados, sino un pozo de Poncios Pilatos.


Y aunque todos  los habitantes de este planeta pensaran de otra manera, yo seguiré pensando así.”

© Oriana Fallaci

La civilización no se compra con dinero: el caso de las monarquías del Golfo Pérsico

Resultado de imagen para Dubai

Infraestructura extravagante, grandes rascacielos, automóviles de lujo, grandes mansiones, son algunas de las cosas que asociamos a las monarquías del Golfo Pérsico (es decir, Arabia Saudita, Qatar, Bahrein, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Omán). Esos países son escandalosamente ricos debido (principalmente) al petróleo. Petróleo y clientes occidentales que dependen de él.

Claramente, estos países tienen un buen nivel de vida que incluso es comparable con algunos lugares en el mundo industrializado (esperanza de vida relativamente alta, alto PIB per cápita, seguridad …)

Pero, no todo lo que brilla es oro.

En un sentido de política exterior, esos países (excepto Omán) tienen un doble juego. Afirman ser “aliados” de las democracias occidentales, los ayudan a atrapar a los terroristas y a dar información en sus agencias de inteligencia mientras exportan y financian mezquitas salafistas con una ideología religiosa de odio que detesta a la sociedad occidental, judíos, cristianos, hindúes, ateos, homosexuales, mujeres , e incluso musulmanes chiítas y musulmanes disidentes liberales.

Vamos a examinar algunos:

Arabia Saudita

Resultado de imagen para saudi arabia flag


El Reino de Arabia Saudita se fundó en 1932 cuando la dinastía actual logró conquistar y unir a todas las tribus árabes de esa zona. Descubrieron grandes reservas de petróleo y luego, comenzaron a exportarlo masivamente al extranjero. La religión oficial es el islam, practicada desde la corriente salafista del wahabismo (una aplicación estricta de los principios puritanos y regresivos del Islam). Actualmente, está bajo la vigilancia de varias organizaciones y activistas de derechos humanos que denuncian la trata de esclavos, la discriminación contra las mujeres, la segregación relacionada con la religión (los no musulmanes están prohibidos en La Meca y Medina), las ejecuciones continuas de homosexuales y ateos, la falta de libertad de religión, el arresto de Raif Badawi, el hecho de que son una monarquía teocrática…
La lista de aberraciones en el reino es larga.
Además, desde hace algunos años, se sabe del respaldo de Arabia Saudita y Turquía a los yihadistas de Oriente Medio contra el dictador socialista árabe, Bashar Al Asaad (básicamente matón contra matón) en la guerra civil siria, alarmando a los países occidentales.
Esta no es la primera vez.
En 1996, cuando los talibanes crearon su horrible y misógino régimen en Afganistán, Arabia Saudita, junto con Pakistán y los Emiratos Árabes Unidos, fueron los únicos países que reconocieron el emirato islámico talibán hasta la intervención dirigida por la OTAN a fines de 2001 cuando cayó.
Más recientemente, hace meses, Christya Freeland, Ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, criticó en Twitter la detención de muchos activistas de derechos humanos por parte del régimen, causando una crisis diplomática que provocó la expulsión del embajador canadiense y el traslado de 15,000 estudiantes sauditas a Estados Unidos y Reino Unido.
MEMRI incluso informó sobre una cuenta saudita que amenazó a Canadá con un ataque terrorista similar al 11 de septiembre. El gobierno saudita ordenó su cierre.
Y esos, sin mencionar el discurso de odio de los libros de texto sauditas (aquí un informe de Freedom House al respecto) y el sentimiento antioccidental dentro del país.

Resultado de imagen para qatar flag

Qatar

El emirato de Qatar es otro caso de un oscuro historial de los derechos humanos y la exportación del yihadismo (es decir, el pan-islamismo violento) en todo el mundo. Además, tiene un canal patrocinado por el gobierno, Al-Jazeera.

Qatar maltrata a los trabajadores inmigrantes africanos y del sudeste asiático, tiene un gran historial de abusos debido a la preparación de la Copa Mundial de la FIFA 2022 (y no sé por qué la FIFA se opone a los occidentales haciendo gritos “homofóbicos” y no dice nada sobre la falta de derechos de los homosexuales en su amado anfitrión), por otro lado, es interesante porque este país está relativamente más “avanzado” (pero no en estándares aceptables desde que la ley de la Sharia gobierna allí) en materia de derechos de la mujer que otros países de la región.

Eso solo hablando de su política interna. Resulta que el emirato posee su propio canal de propaganda para un público occidental (al igual que Rusia con RT e Irán con HispanTV), que ofrece un discurso progresista light de izquierda para sus audiencias europeas y americanas, mientras que en árabe abunda el discurso del odio.

Qatar también es responsable de financiar mezquitas salafistas en Francia, además de apoyar a los Hermanos Musulmanes e incluso financiar centros culturales islámicos, como éste que solía apoyar en Suiza, justo después de que periodistas franceses sacaran los trapos sucios de ese emirato en el libro “Qatar Papers”.

Curiosamente, la financiación del terrorismo y extremismo fue el principal motivo para la crisis diplomática que lo llevó a tener conflictos con otros países de la región, así que como señala Daniel Pipes, si Arabia Saudí y Egipto saben el peligro que representa, es hora de que Occidente se de cuenta.

Resultado de imagen para kuwait flag

Kuwait

Este pequeño estado petrolífero, fue invadido en 1990 por el ejército de Iraq, en aquel entonces gobernado por Saddam Hussein. Una coalición autorizada por la ONU, y con apoyo de diversos aliados árabes, musulmanes y occidentales liberaron el país a principios de 1991. Kuwait sin embargo, muestra un cierto resentimiento hacia Occidente a pesar de la liberación.

Obviando el hecho de que al igual que otros países donde se rigen por la ley Sharia hay constantes abusos contra los derechos humanos de la población, hay algunos casos puntuales que me gustaría destacar sobre este país.

En 2015, la aerolínea Kuwait Airways canceló sus vuelos de Londres a Nueva York debido a la controversia de que se les negaría la venta de boletos a pasajeros israelíes. Aunque realmente no sorprende, pues al igual que otros países musulmanes, Kuwait prohíbe la entrada de judíos israelíes y no permite que sus pasaportes o documentos sean sellados.

Además, desde 2012, se aprobó la pena de muerte por blasfemia, ley que incluso puede perjudicar a los musulmanes por hacer comentarios que el gobierno considere “inapropiados” o ser acusados de apóstatas como el caso del blogger saudí Raif Badawi.

Entonces, ¿podría cambiar cualquier día la situación?

Todo parece indicar lo contrario, estos regímenes solo son aliados de palabra, la mayor parte de sus acciones son para nosotros una apuñalada por la espalda. Algunos lo razonan según la “realpolitik” similar a la alianza entre las democracias occidentales con la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial para acabar con la Alemania Nazi y Japón, pero esta alianza nos está haciendo más daño que bien. ¿Cómo sabemos que tarde o temprano no serán más abiertamente hostiles como la República Islámica de Irán? (que supuestamente nos están apoyando para vencerla).

Ese aspecto estético similar al occidental que tienen sus ciudades y parte de su lujoso estilo de vida, es una fachada de que en esos países, culturalmente siguen atrasados con respecto a Occidente en cuanto a los derechos de las minorías religiosas, los homosexuales, las mujeres y los ateos.

Ni todo el dinero del mundo podrá comprar esa actitud liberal característica de los europeos y americanos.

Es un buen momento para hacerse estos cuestionamientos válidos.

Occidentales autodespreciados y justicia poética

Resultado de imagen para pro palestinian rally

El número de activistas de extrema izquierda en los países occidentales que apoyan a los islamikazes palestinos (como ha dicho el académico e historiador israelí Raphael Israeli) es simplemente una locura.

Varias organizaciones, blogs y movimientos como BDS, Intifada electrónica, Palestina libre, Estudiantes por la justicia en Palestina, y desafortunadamente, incluidos algunos judíos de círculos izquierdistas como la ONG británica Jewish Voice for Peace (una organización “judía” autolesiva que apoya antisemita Jeremy Corbyn).

Mark Humphrys, un blogger de derecha irlandés, ha escrito una buena respuesta a la pregunta “¿por qué muchos apoyan a los llamados palestinos?” En resumen, son la lucha revolucionaria tercermundista, pobre, de color, desfavorecida y revolucionaria contra los occidentales, judíos, blancos, privilegiados, burgueses de Israel.

Hay varios casos de occidentales que generalmente eligen dos opciones:

Resultado de imagen para David Hicks islamist
David Hicks, yihadista de origen australiano convertido al islam. Fue detenido en un campo de entrenamiento en Afganistán en 2001.

Conversión al Islam y unirse a la causa terrorista (como Muriel Degauque, Christian Ganczarski, Jake Bilardi o David Hicks)

Resultado de imagen para Rachel Corrie
Rachel Corrie, activista izquierdista de origen estadounidense fallecida en un operativo antiterrorista en Gaza.

Activismo de extrema izquierda (como Rachel Corrie, Kayla Mueller, Kate Edwards, Bianca Zammit y Vittorio Arrigotti)

Esto solo cita algunos ejemplos cuando hay más estadounidenses, canadienses, británicos, alemanes, españoles, italianos, franceses, escandinavos, belgas, holandeses, israelíes, australianos, etc. que eligen una de estas opciones.

En el primer caso, esos individuos se sienten abrumados por el secularismo y el vacío espiritual de su lugar. Desean buscar respuestas sobre el más allá y otras preocupaciones espirituales humanas. El cristianismo ya no parece atraerlos, por lo que se convierten al islam. En muchos casos, al principio se limitan a rezar en sus mezquitas, pero luego se vuelven más estrictos en su observancia religiosa, hasta que deciden hacer la yihad contra los no creyentes. Muchos de ellos viajan a Oriente Medio para luchar contra las tropas occidentales incluso con ataques suicidas. Algunos comienzan en círculos de izquierda hasta que deciden convertirse al Islam y unirse a la yihad, como el difunto experto sueco “anti-islamofobia” Michael Skramo.

El segundo caso, parece ser una vocación revolucionaria de “apoyar a las personas oprimidas del tercer mundo”. Los izquierdistas a menudo culpan al capitalismo occidental por el sufrimiento de ciertos grupos y países en África, Asia y Medio Oriente. Entonces, terminan en actividades en ONG como BDS o SJP que reclaman la “libertad, democracia y derechos humanos”, conceptos que realmente no les importan y que los terroristas islámicos y los dictadores musulmanes no creen, y de hecho, no creen No comparta con nosotros. ¿Boicotear a Turquía por el asesinato de kurdos y asirios? ¿A China por amenazar a Hong Kong? ¿Siria por gasear a su propio pueblo? ¿A Cuba por limitar la libertad de expresión? ¿Arabia Saudita y Líbano por DISCRIMINAR palestinos? (alerta de spoiler: no)

Al exponer sus diferencias, finalmente, tienen muchas cosas en común: odio contra los judíos, la civilización occidental, Israel y el proyecto sionista, el capitalismo, la democracia liberal y una buena política exterior para garantizar la hegemonía occidental en todo el mundo, y aman a los “palestinos”, Los islamistas, algunos incluso aman a Hamas, Hezbolá, Irán, Al Qaeda, la Hermandad Musulmana, etc. Otra cosa en común es su destino final común (y probable).

Terminarían en ataques suicidas en el peor de los casos, o asesinados por islamistas violentos (ese fue el caso de Arrigoni y Mueller) o asesinados en medio de operaciones antiterroristas de las FDI (ese fue el caso de la hasta hoy controvertida muerte de Corrie) Pero ahora viene la polémica. Toman (y tomaron) tal decisión de unirse a una causa que podría matarlos. Muchas de estas muertes podrían (y pueden) evitarse. Antes de empacar sus cosas y hacer el viaje de la muerte, deben reflexionar sobre sus principios y pensar “¿vale la pena?”

La prensa, por cierto, debe dejar de idolatrar a esas personas como “luchadores por la libertad” y “trabajadores de ayuda humanitaria”, especialmente si no trabajaban para causas humanitarias verdaderas como ayudar a los cristianos coptos en Egipto, o alimentar a refugiados hambrientos “palestinos” en Siria, o perseguidos cristianos asirios y yazidíes (por lo primero Mueller podría merecer un poco de crédito). Aquellos occidentales que se odian a sí mismos deben dejar atrás su odio a sí mismos y apoyar al hombre civilizado en lugar de causas bárbaras y violentas.