Renunció Evo, pero, ¿se irá con él la nueva ola socialista en América Latina?

Resultado de imagen para bolivia

El (ahora) ex-presidente boliviano ha dejado el poder debido a la creciente impopularidad debido al fraude electoral cometido en las elecciones recientes, pero ¿eso significara que la ciudadanía boliviana este en general contra el socialismo?

Desde el año pasado se han visto varios acontecimientos que parecen dar una impresión de una deriva izquierdista en Iberoamérica. Algunos de los más importantes fue el triunfo de López Obrador en México y de Alberto Fernández en Argentina, además de protestas contra el gobierno en Ecuador y Chile, con un significativo número de izquierdistas en sus filas.

Evo Morales se convirtió en presidente en 2006, y desde entonces manejó una política económica mixta orientada a una socialdemocracia, manteniendo un relativo crecimiento económico estable, logrando incluso pasar de la lista de países de ingresos bajos a ingresos medios.

No obstante, su política exterior estuvo alineada con varios gobiernos y regímenes socialistas y antagonistas a Estados Unidos, como la Cuba de Castro, el Brasil de Lula da Silva, la Argentina de los Kirchner, Venezuela e Irán, a tal punto que elogió a Mahmud Ahmadineyad, ex-presidente iraní que negó abiertamente el Holocausto.

Hoy en día, que fue su renuncia, el secretario de relaciones exteriores mexicano Marcelo Ebrard ha ofrecido asilo a Evo alegando “conformidad ante la tradición de asilo y no intervención”. (como si la política exterior mexicana no fuera ya lo suficientemente mala)

Ahora queda la duda si realmente será el fin del viraje izquierdista que ha tenido América Latina.